marc-marti-diari-ara

ARA ESTIU 25/07/2021

“Empecé con una escoba,
cubo y cola”

Marc Martí, alma de la empresa de impresión digital que lleva su nombre, tiene en su sede del Poblenou de Barcelona carteles de épocas y estilos bien diversos

DANIEL ROMANÍ

BARCELONA

No, no dedico esta serie de reportajes a mujeres seductoras, pero ha coincidido la Marilyn Monroe de ayer con esta chica fumando que anuncia una marca de cigarrillos. En esta serie ya veréis que, desgraciadamente, las mujeres tienen poco protagonismo, porque coleccionar va asociado al ocio, y las mujeres han tenido mucho menos que los hombres. Lo que ellas han coleccionado a lo largo de la historia es sobre todo recetas de cocina y sacrificios.

Este es uno de los carteles más valiosos que tiene Marc Martí en la sede principal de su empresa de impresión digital, en el Poblenou de Barcelona. Nítidamente modernista, fue realizado por Aleardo Villa. Con este dibujo se llevó en 1901 el primer premio -10.000 francos- del concurso de carteles de Cigarrillos París. Era un concurso internacional de gran prestigio, que organizaba Manuel Malagrida, indiano olotense establecido en Buenos Aires, propietario de la empresa del mismo nombre: Cigarrillos París.

Marc Martí es el pequeño de seis hermanos. "Me tenía que espabilar y ganarme la vida. En 1977, cuando yo era muy joven, invertí 25 pesetas en un cubo, una escoba y cola para pegar carteles y ganar cuatro duros". Así comenzó su relación con el mundo de los carteles. "Con compañeros del instituto pegábamos de política, de conciertos ... Alguna vez nos pegaron", recuerda mientras me abre grandes cajones llenos de carteles. "Mira este texto: es de un publicista que se publicita". Leo: "¿Quiere Vd. que el público se interese por sobre propagandas? La cosa es muy fácil. Encárgueme Vd. un dibujo y verá enseguida la diferencia que hay entre el trabajo moderno que sale de mi estudio y lo utilizaba Vd. Hasta la fecha para el reclamo de sobre artículos que, tal vez, fue la creación de una mano inexperta".

Ciertamente, tiempo atrás eran menos sutiles. El texto es firmado por Zsolt, excelente artista húngaro establecido en Barcelona. Marc Martí también conserva el dibujo que hizo Zsolt para Anís del Tigre: un tigre que se come un mono, en clara alusión a su competidor, Anís del Mono. "Este cartel fue especialmente polémico y tras una serie de denuncias se retiró", me explica Marc mientras fijo la mirada en el letrero luminoso de la mítica casa Vinçon que estaba en el paseo de Gracia de Barcelona y que cerró hace unos años; junto hay uno más antiguo que dice "Sastrería eclesiástica".

"Son tantos los artistas catalanes que han hecho carteles de calidad y de gran eficacia comunicativa!", Subraya Marc Martí. Y empieza a decir nombres: Lola Anglada, Josep Artigas, Ramon Casas, Antoni Clavé, Carles Fontserè, Ricard Giralt Miracle, Adrià Gual, Javier Mariscal, Joan Miró, Xavier Nogués, Josep Obiols, Alexandre de Riquer, Santiago Rusiñol, Enric Satué, Antoni Tàpies, Antoni Utrillo ... De todos ellos tiene obra.

Una de las pocas formas que tenía el régimen franquista de salir de la autarquía era, como es sabido, el turismo. Para abrir las ventanas de país y promocionarlo, el cartel era uno de los mejores medios. Josep Morell fue uno de los artistas que más carteles pintó con este propósito. Y uno de los que Marc Martí tiene de Morell promociona "Santa Fe del Montseny. Estación climatológica de primer orden a 1.700 metros de altitud y 70 Kilómetros de Barcelona". La distancia hasta Barcelona es más o menos correcta; la altitud, de ninguna manera: corresponde al Cerro del Hombre, la cima del Montseny. Sí, de publicidad engañosa siempre ha habido.



Other publications

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
Prev Next

YouTube Channel

Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.
More information Ok Decline